Pruebas de simulación de vuelo de la aeronave opcionalmente tripulada Targus

Pruebas de simulación de vuelo de la aeronave opcionalmente tripulada Targus

En el Centro de Investigación y Experimentación Aeronáutica de Rozas, en Lugo, han arrancado las pruebas de simulación de vuelo con componentes de la aeronave opcionalmente tripulada Targus.

Indra y su socio Gaerum han iniciado las pruebas de simulación de vuelo para validar el diseño de los sistemas críticos de Targus. Se trata de un importante paso adelante para este proyecto, que se enmarca dentro del polo aeroespacial de Rozas que promueve la Xunta de Galicia.

Ambas compañías han comenzado a estudiar en el Centro de Investigación y Experimentación Aeronáutica (CIAR) de Rozas en Castro de Rei (Lugo) el comportamiento del sistema de control de vuelo, el de navegación y el de misión. Todos ellos son componentes que juegan un papel fundamental para la seguridad y operatividad de la aeronave opcionalmente tripulada Targus.

Indra emplea para ello una avanzada metodología de simulación conocida como Software-In-the-Loop/Hardware-In-the-Loop que hace ‘creer’ a los sistemas de la aeronave que se encuentran realmente en el aire. De este modo, los ingenieros comprueban el comportamiento de los sistemas electrónicos en un entorno dotado de total realismo, ya que los datos con los que alimentan a estos componentes han sido recogidos en vuelos reales y replican perfectamente las situaciones a las que se enfrentarán cuando operen de forma real. Se afinan de esta forma los resultados de las simulaciones numéricas realizadas previamente en el laboratorio por el equipo de Indra y Gaerum. También, se validan las decisiones de diseño antes de pasar a la fase de ensayos reales de vuelo, lo que reduce costes y minimiza riesgos asociados al desarrollo y experimentación.

Por otra parte, todas estas horas de simulación serán reconocidas como horas de vuelo real, una vez se acredite con un ensayo en vuelo la correlación entre el comportamiento del sistema en el simulador y en el aire.

Se aceleran de esta forma los plazos para obtener la certificación de vuelo de las autoridades, un proceso complejo, exigente y totalmente inédito para una aeronave de las características del Targus, que tiene un peso de 1,2 toneladas y una envergadura de 11 metros.

El uso de la herramienta de simulación acelerará el tiempo de llegada al mercado y ajusta el precio con el que se comercializará el producto, contribuyendo a su éxito.

Targus, máxima fiabilidad y seguridad

El siguiente paso, una vez se completen las pruebas con estos componentes, será proceder a su integración en la aeronave de experimentación con la que se cuenta para el desarrollo del Targus.

La aeronave se someterá a la ejecución de cientos de horas de simulación para mejorar los modelos de la aeronave y de todos sus sensores y actuadores. Una siguiente batería de ensayos en el simulador optimizará los algoritmos del sistema de control de vuelo y navegación. Y una vez superadas todas estas pruebas, se abordará ya la campaña de experimentación en vuelo.

Por otra parte, Indra trabaja ya de forma paralela en la integración del segmento de tierra, el encargado de operar el vehículo aéreo desde el suelo y controlar todos sus equipos de misión, aquellos que se encargan de recoger y enviar datos e imágenes que capta la aeronave desde el cielo.

El Targus es una aeronave opcionalmente tripulada desarrollada por Indra dentro de la Civil UAVs Initiative impulsada por la Xunta de Galicia que está equipada con la tecnología más avanzada de vigilancia para cubrir misiones relacionas con la vigilancia marítima, apoyo a misiones de salvamento y rescate, vigilancia forestal y lucha contra el fuego, y control del uso del suelo y del patrimonio histórico, entre otras posibles aplicaciones.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar