Drones para vigilancia, búsqueda y rescate

Los drones son ideales para la búsqueda de personas en áreas extensas y de riesgo. Permiten acceder a sitios más rápido y con mayor facilidad que utilizando helicópteros o avionetas.


Los drones son cada vez más usados, desde el ámbito militar hasta el doméstico. Existen miles de situaciones en las que estas naves pueden ser usadas.

En el caso de la vigilancia, búsqueda y rescate, estos dejaron de ser una novedad para convertirse en la mejor herramienta de apoyo para los cuerpos de policía, protección civil y bomberos. De hecho, cifras del 2020 apuntan que más de 500 personas en todo el mundo fueron rescatadas gracias al uso de este tipo de aeronaves.

El uso de drones en emergencias y seguridad pueden apoyar a los equipos de rescate de diferentes maneras, ya que pueden mapear fácilmente áreas extensas y de difícil acceso mediante el uso de sensores embarcados de reconocimiento térmico y visual con imágenes en alta definición, herramientas que optimizan la toma de decisiones y reducen considerablemente el tiempo de rescate. Además de que su uso supone un ahorro de miles de euros que cuesta poner en vuelo un equipo de rescate.

Hasta hace poco, el principal problema de la mayoría de estas aeronaves es la duración de la batería, la cual puede limitar las labores de búsquedas y rescates. Sin embargo, el mercado ya cuenta con tecnología UAS capaces de solventar este problema, como el AeroHyb de Aerocamaras. Mientras que la mayor parte de los drones solo pueden estar en el aire entre 15 y 35 minutos, el dron híbrido desarrollado por la empresa gallega puede realizar vuelos de hasta 7 horas continuas.

LA INCORPORACIÓN DE LOS DRONES A FUERZAS Y CUERPOS DEL ESTADO ESTÁ EN PLENA EXPANSIÓN

Los UAS se están incorporando a escenarios de búsqueda y rescate como herramienta de soporte y ayuda para rescatistas.

En el caso de policías, protección civil y bomberos, es el responsable del puesto de mando el encargado de indicar las directrices sobre dónde, cómo y cuándo volar. Por ello, un factor importante a tener muy en cuenta es la formación. Manejar aeronaves no tripuladas en este tipo de escenarios no es una tarea que pueda ejecutar cualquiera. Los pilotos, además de necesitar cumplir los requisitos exigidos por AESA para el vuelo de drones necesitan tener una formación específica.

Por ello, cada vez más cuerpos y fuerzas de seguridad están ampliando su conocimiento con formación especializada en piloto de drones en emergencias y seguridad en centros de formación como Aerocamaras, donde les imparten formación específica para actuar en este ámbito.

Esta formación, no solo permite especializarse en labores de rescate, sino también en aplicar la tecnología que ofrece el uso de los drones a accidentes de mercancías peligrosas, control de situaciones de emergencia o seguridad ciudadana, búsqueda de víctimas, prevención de incendios o control de aforo en espacios públicos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *