Drones agrícolas DJI en la lucha contra la malaria en África

DJI pone sus drones agrícolas al servicio de la lucha contra la malaria en África

DJI, líder mundial en tecnología de drones civiles y de imagen aérea, se une a un equipo de entomólogos especializado en la erradicación de la malaria. Juntos, están desarrollando una técnica revolucionaria para combatir esta enfermedad. La combinación de la experiencia de este equipo de investigación con la tecnología de drones de DJI ha abierto nuevas posibilidades en la lucha contra una enfermedad que puede llegar a ser mortal. Esta es la primera oportunidad real de avanzar en la erradicación de la malaria con la ayuda de drones agrícolas.

DJI colabora con un equipo de entomólogos de Zanzíbar que utiliza el dron DJI Agras MG-1S para rociar los campos de arroz infestados por mosquitos con un líquido biodegradable con base de silicona (Aquatain AMF). El líquido se esparce sobre el agua estancada y crea una fina capa que evita que las larvas y los capullos que se encuentran en la superficie puedan respirar, asfixiándolos.

“Estamos orgullosos de poder participar, junto con este grupo de expertos científicos, en la innovación por la lucha contra la malaria en África con nuestros drones agrícolas. Tenemos grandes esperanzas de que esta nueva técnica contribuirá significativamente a vencer esta enfermedad mortal en las regiones del mundo en las que se encuentra activa”, explicó la Dra. Barbara Stelzner, directora de Marketing y Comunicación Corporativa de DJI Europe. “Reducir los nuevos casos de infección por malaria no sólo ayudará a terminar con el sufrimiento de muchas personas, sino que también mejorará las cosechas y creará nuevas oportunidades económicas en África”.

El equipo de expertos espera poder demostrar que rociando los campos de arroz con insecticidas biológicos se puede reducir la población de mosquitos de forma significativa. La población de larvas y mosquitos se examinará antes, durante y después del rociado para determinar el impacto de esta solución en las grandes plantaciones de arroz que se encuentran por todo África.

“Este experimento ha sido posible gracias a una versión personalizada del DJI Agras MG-1S, con el que hemos podido rociar el Aquatain sobre los arrozales”, afirmó el Dr. Bart Knols, el científico detrás del proyecto que ha dedicado su vida a la investigación de la malaria y a la lucha contra ella. “Utilizar drones para el rociado es imprescindible para poder tratar grandes extensiones de arrozales con eficiencia. Aplicar la solución a mano llevaría mucho tiempo y hacerlo en helicóptero sería muy caro y poco realista”.

Tras la prueba, el equipo de científicos tiene previsto publicar sus hallazgos en un diario científico y seguir divulgando los resultados.

“Esta es la primera vez que este proyecto piloto se prueba a esta escala para combatir la malaria con drones de rociado. Si los resultados de las pruebas son los que esperamos, adelantaremos muchísimo en la lucha contra la malaria”, declaró Wolfgang Richard Mukabana, profesor de la Universidad de Nairobi. El Programa de Eliminación de la Malaria de Zanzíbar (ZAMEP, por sus siglas en inglés) considera la erradicación de la malaria una prioridad de salud pública en dicha región. Por este motivo, la innovadora tecnología de estos drones agrícolas se recibió con gran entusiasmo, al considerarla una herramienta prometedora para erradicar la enfermedad.

Gracias al apoyo de Tanzania Flying Labs, una organización tanzana dedicada a la robótica, y a su sucursal ubicada en la Universidad del Estado de Zanzíbar, el proyecto también contribuirá al desarrollo económico al capacitar a los pilotos de drones regionales y locales con entrenamientos de vuelo, recogida de datos y planificación empresarial.

Para saber más sobre El proyecto Anti Malaria Drones

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar